Estudio sobre el uso de psilocibina para dejar de fumar

Estudio: psilocibina para dejar de fumar

Resumen

A pesar de los hallazgos iniciales sugerentes sobre el uso terapéutico de los alucinógenos en el tratamiento de trastornos por uso de sustancias, no se ha realizado un seguimiento riguroso. Para determinar la seguridad y la viabilidad de la psilocibina como un complemento del tratamiento para dejar de fumar, realizamos un estudio piloto abierto que administró dosis moderadas (20 mg / 70 kg) y altas (30 mg / 70 kg) de psilocibina en un tratamiento estructurado de 15 semanas con protocolo para dejar de fumar. Los participantes fueron 15 fumadores mentalmente sanos dependientes de la nicotina (10 hombres; edad promedio de 51 años), con una media de 6 intentos de abandono de por vida, y fumar una media de 19 cigarrillos por día durante una media de 31 años en el momento de la ingesta. Biomarcadores que evalúan el estado del fumador, y las medidas de autoinforme del comportamiento de fumar, demostraron que 12 de los 15 participantes (80%) mostraron abstinencia de prevalencia puntual de siete días a los 6 meses de seguimiento. La tasa observada de abandono del hábito de fumar supera sustancialmente las tasas comúnmente ofrecidas por otras terapias conductuales y/o farmacológicas (por lo general <35%). Aunque el diseño de ensayo abierto no permite conclusiones definitivas sobre la eficacia de la psilocibina, estos hallazgos sugieren que la psilocibina puede ser un complemento potencialmente eficaz en los modelos actuales de tratamiento para dejar de fumar. El presente estudio ilustra un marco para futuras investigaciones sobre la eficacia y los mecanismos del tratamiento de la adicción facilitado por los alucinógenos. La tasa observada de abandono del hábito de fumar supera sustancialmente las tasas normalmente ofrecidas por otras terapias conductuales y/o farmacológicas (generalmente <35%).

Introducción

Un área de investigación prometedora desde la década de 1950 hasta la década de 1970 involucró el uso terapéutico de alucinógenos agonistas 5-HT 2A R en el tratamiento de la dependencia de drogas, incluida la dependencia al alcohol y a los opiáceos (Chwelos et al., 1959 ; Hollister et al., 1969 ; Ludwig et al., 1969 ; Savage y McCabe, 1973 ; Smart et al., 1966). Algunos estudios no incluyeron el rigor y los controles esperados de la investigación clínica moderna, lo que oscurece la eficacia. Sin embargo, un meta-análisis reciente de ensayos controlados aleatorios encontró que el tratamiento del alcoholismo facilitado por el LSD duplicó aproximadamente las tasas de éxito de las condiciones de control en el primer seguimiento (Krebs y Johansen, 2012). A pesar de los hallazgos sugerentes, esta línea de investigación se abandonó debido a la controversia que rodea el uso recreativo de los alucinógenos y las restricciones reglamentarias que impiden la investigación posterior con agonistas de 5-HT 2A R (Mangini, 1998 ; Nutt et al., 2013 ).

Recientemente, se encontró que la psilocibina, agonista de 5-HT 2A R, ocasionaba experiencias de tipo místico con un significado personal perdurable y un significado espiritual en la mayoría de voluntarios sanos (Griffiths et al., 2006). Además, a los 14 meses de seguimiento, el 61% de los voluntarios asociaron estas experiencias con un cambio de comportamiento positivo de moderado a extremo (Griffiths et al., 2008). En otro estudio se encontró que una dosis moderada de psilocibina disminuye significativamente la ansiedad y la depresión en pacientes con cáncer en estadio avanzado (Grob et al., 2011). Los resultados de estos estudios son atípicos para las farmacoterapias, ya que se observaron efectos positivos mucho más allá del curso temporal de los efectos agudos de los fármacos. Aunque los participantes no eran farmacodependientes, estos resultados sugieren la viabilidad de una intervención facilitada por la psilocibina para el tratamiento de la adicción, lo que coincide con los hallazgos de que los niveles elevados de espiritualidad se asocian con mejores resultados en la recuperación de la dependencia de drogas (Cole et al., 2006 ; Galanter, 2006 ; piderman et al., 2007 ; Piedmont, 2004).

La mortalidad relacionadas con el hábito de fumar en los EE.UU se estima actualmente en 480.000 personas al año (Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU, 2014), y 5 millones al año en todo el mundo (Organización Mundial de la Salud, 2011), destacando la necesidad urgente de tratamientos novedosos. Además, la mayoría de las intervenciones conductuales y las farmacoterapias para el abandono del hábito de fumar muestran tasas de éxito moderadas a los 6 meses (generalmente <35%; Cahill et al., 2014 ; Mottillo et al., 2009). El presente estudio se realizó como un estudio piloto abierto para determinar la seguridad y la viabilidad (es decir, la eficacia potencial) del tratamiento para dejar de fumar facilitado por psilocibina. Aunque existe evidencia experimental que sugiere la seguridad y eficacia de los alucinógenos clásicos en el tratamiento de la adicción, esto se relaciona en gran medida con el uso de LSD para tratar el alcoholismo (Krebs y Johansen, 2012 ; Mangini, 1998). Hasta ahora no se han realizado investigaciones sobre el uso de alucinógenos clásicos en el tratamiento de la adicción al tabaco. Por lo tanto, este estudio piloto se realizó sin una condición de control como un primer paso para evaluar tanto la seguridad del enfoque, como si las tasas de eficacia serían lo suficientemente prometedoras como para justificar la inversión de los recursos necesarios para un ensayo aleatorio.

Desarrollo

Este estudio utilizó un curso de 15 semanas de tratamiento para dejar de fumar, con administración de psilocibina en las semanas 5, 7 y 13. Este estudio fue aprobado por la Junta de Revisión Institucional de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, y los participantes dieron su consentimiento informado.

Participantes

Los participantes fueron reclutados a través de anuncios que ofrecían un tratamiento novedoso para dejar de fumar con psilocibina. Trescientos veintitrés individuos se sometieron a exámenes de detección por teléfono, y 27 de ellos se sometieron a exámenes médicos y psicológicos en persona. Las personas descalificadas por teléfono buscaban principalmente el pago por la participación, estaban actualmente con medicamentos o no cumplían con los requisitos mínimos para fumar. Quince participantes (10 hombres) se inscribieron en el estudio. Todos estos individuos completaron el estudio (Tabla 1). Para su inclusión en el estudio, los individuos debían cumplir con estos criterios: fumar un mínimo de 10 cigarrillos por día, estar saludable según lo determinado por medio de una entrevista médica, pruebas de laboratorio de electrocardiograma, análisis de sangre y análisis de orina, tener múltiples intentos fallidos de abandono del pasado y seguir deseando dejar de fumar. Además, una entrevista clínica estructurada para DSM-IV-TR (First et al., 2012) se realizó en la selección para excluir a individuos con antecedentes personales o familiares de trastornos psicóticos o bipolares, y/o dependencia de drogas (incluido el alcohol; excluyendo la nicotina) en los últimos 5 años. La muestra del estudio fue relativamente homogénea desde el punto de vista racial, incluidos 14 (93%) individuos blancos y 1 individuo asiático (7%). Diez participantes afirmaron haber hecho un uso pasado mínimo de drogas con una media de 8 (rango 1-17) usos de por vida, siendo el uso más reciente una media de 27 años (rango 7-43) antes de la ingesta del estudio. Cinco eran alucinógenos. Los participantes no recibieron compensación monetaria.

Tabla 1

Características demográficas y del tabaquismo, n = 15

Categorías Media (SD) Distancia
Sexo -a-
10 M, 5 F
Edad
51 (10.5)
26–65
Educación -b-
- Superior
4 (26.7)
- Licenciatura
7 (46.7)
- Diplomado
4 (26.7)
Dependencia del cigarrillo (FTCD) -c-
5.3 (1.3)
3–8
Años fumando
31 (9.9)
10–49
Años previos para dejar de fumar
6 (3.6)
2-12
Cigarrillos/día
19 (2.9)
15–25
Nivel de CO en aliento (en la ingesta)
30 (9.9)
13–53
Cotinina en orina (en la ingesta)
1676 (594)
841–3212

 

a  media (SD) no se aplica al sexo.

b  media (SD) no se aplica a la educación. El logro educativo se representa como n (%) de la muestra total del estudio.

c FTCD = Prueba de Fagerström para la dependencia del cigarrillo. Las posibles puntuaciones en el rango de FTCD de 0 a 10, con puntuaciones más altas que indican una mayor dependencia.

Procedimientos

Los participantes fueron asignados a un equipo de dos o tres miembros del personal del estudio que realizaron el tratamiento y supervisaron las sesiones de psilocibina. Al menos un miembro de cada equipo era un psicólogo de nivel doctoral capacitado para dirigir la intervención del estudio y realizar sesiones de psilocibina. Se fijó una fecha límite para dejar de fumar (TQD) para coincidir con la primera sesión de psilocibina en la semana 5 de tratamiento. Los participantes asistieron a cuatro reuniones semanales en las que se administró una intervención que consistía en terapia cognitivo-conductual para dejar de fumar y preparación para la administración de psilocibina (Tabla 2). En la TQD, a los participantes se les administró una dosis moderada de psilocibina (20 mg / 70 kg). Los participantes continuaron reuniéndose semanalmente con el personal del estudio y recibieron otra dosis de psilocibina en la semana 7, y opcionalmente nuevamente en la semana 13. Aunque la dosis predeterminada para las sesiones 2 y 3 fue una dosis alta (30 mg / 70 kg), los participantes pudieron repetir la dosis moderada en estas sesiones.

Tabla 2

Resumen de reuniones de tratamiento y contenido

Reunión (duración) Módulos CBT Temas relacionados con la sesión de psilocibina
Preparativa. Mtg. -a- 1 (90 min)
Asignar fecha de salida objetivo (TQD)
Firmar contrato para salir del programa NURD b
Introducción al diario de fumadores.
Introducción al enfoque general
Discutir sobre la infancia/vida familiar temprana.
Preparativa. Mtg. 2 (90 min)
Revisión del diario de fumar
Razones para dejar de fumar y continuar fumando
Desarrolle una breve declaración de motivación
Programa WEST-D c
Efectos sobre la salud al fumar
Fumar, costos financieros
Discutir sobre relaciones actuales y pasadas/vida romántica
Preparativa. Mtg. 3 (90 min)
Revisión del diario sobre el hábito de fumar
Discutir los intentos anteriores para dejar de fumar
Aumento de peso y dejar de fumar
El retiro enmarcado como "recuperación"
Discutir sobre el trabajo, pasatiempos y otras actividades importantes.
Preparativa. Mtg. 4 (90 min)
Revisión del diario de fumadores
Cómo lidiar con los impulsos después de TQD
Prepararse para dejar de fumar
Discutir la cosmovisión (creencias filosóficas y/o espirituales)
Qué esperar en las sesiones de psilocibina
Sesión psilocibina -d- (8 hrs)
-
-
Integración de Mtg. -e- (1 hora)
-
Narrativa participante de la sesión.
Apoyo Mtg. -f- (45 min)
Apoyar la abstinencia de fumar
Repasar las técnicas de TCC
Discutir experiencias de sesion

 

a Las reuniones de preparación se llevaron a cabo semanalmente durante 4 semanas antes de la TQD. Aproximadamente la mitad de la duración de cada reunión se dedicó a realizar la TCC y la mitad a la preparación para las sesiones de psilocibina.

b Una tarjeta del programa NURD debía ser leída cada vez que se fumó un cigarrillo: “Este cigarrillo NO me está dando satisfacción; Se trata de una experiencia desagradable; Este cigarrillo me está haciendo sentir enfermo; Estoy perdiendo el deseo de fumar “.

c Una tarjeta del programa WEST-D debía ser leída cada vez que los participantes notaron un deseo de fumar: “¿Cual es el detonante? Cada vez que sienta ganas de fumar, PÁRATE, PIENSA, DESPROGRAMA“.

d Las sesiones de psilocibina fueron introspectivas y no poseían ningún contenido de tratamiento formal aparte de escuchar una lista de música.

Las reuniones de integración se produjeron el día después de cada sesión de psilocibina. Se discutieron las experiencias de los participantes de la sesión de psilocibina del día anterior.

Las reuniones de apoyo se llevaron a cabo semanalmente después de la TQD durante 10 semanas.

La segunda y tercera sesión fueron pensadas como oportunidades adicionales para dejar de fumar para aquellos que no lograron la abstinencia después de la primera sesión. Para aquellos que dejaron de fumar en la primera sesión, las sesiones adicionales de psilocibina estaban destinadas a apoyar la motivación para la abstinencia a largo plazo. Este enfoque fue observado por estudios sobre el tratamiento de la dependencia de sustancias facilitada por alucinógenos en el que los investigadores describieron un período prolongado, limitado por el tiempo, posterior al período de sesiones (a veces denominado «resplandor») asociado con la disminución del uso de sustancias, estado de ánimo elevado y energía, disminución de ansiedad y aumento de la capacidad para relaciones interpersonales cercanas (por ejemplo, Bowen et al., 1970 ; Pahnke et al., 1970). Como han sugerido los investigadores, la abstinencia a largo plazo puede mejorarse al incluir varias sesiones, lo que puede funcionar al extender el período de «posproducción» hasta el momento de mayor riesgo de recaída, o al aumentar la probabilidad de una experiencia mística transformadora (Grinspoon y Bakalar, 1979 ; Halpern 1996 ; Osmond et al., 1967 ; Savage y McCabe, 1973 ; Smart et al., 1966).

Las dosis y la secuencia de dosificación utilizadas en este estudio fueron tomadas de una investigación previa de dosis-respuesta de psilocibina que mostró una mayor prevalencia de experiencia mística a 20 mg / 70 kg y 30 mg / 70 kg sobre otras dosis más bajas, y que las secuencias de dosis ascendentes produjeron un aumento significativo del bienestar y conciencia sobre la vida, satisfacción y estado de ánimo positivo persistente en 1 mes después de la sesión en comparación con las secuencias de dosis descendentes (Griffiths et al., 2011). El personal del estudio se reunió con los participantes el día después de cada sesión de psilocibina, y semanalmente después de la TQD para discutir las experiencias de la sesión y brindar apoyo para dejar de fumar, para un total de 19 reuniones en persona. Un miembro del personal hizo breves (<5 min.) llamadas telefónicas diarias a los participantes durante dos semanas después del TQD para alentar la abstinencia de fumar. Se les indicó a los participantes que se abstengan de usar tratamientos adicionales para dejar de fumar (por ejemplo, reemplazo de nicotina) durante el estudio.

Sesiones de psilocibina. Las sesiones se realizaron como se describió anteriormente (Griffiths et al., 2006 , 2011), con la excepción de que los participantes repitieron su breve declaración de motivación para dejar de fumar antes de cada administración de psilocibina, y participaron en un ejercicio de imágenes guiadas para la resolución de los efectos de la psilocibina en la primera sesión (consulte la sección sobre terapia cognitiva conductual a continuación). Las sesiones siguieron las pautas de seguridad para la investigación de alucinógenos humanos (Johnson et al., 2008). La presión arterial y la frecuencia cardíaca de los participantes se controlaron a intervalos de ≤60 min., y al menos un miembro del personal estuvo presente durante las sesiones. Para cada sesión, había un médico de guardia y se disponía de medicamentos de rescate en caso de eventos cardiovasculares o psicológicos adversos (Johnson et al., 2008). Durante las sesiones, se alentó a los participantes a acostarse en un sofá y centrarse en su experiencia interna. Los participantes usaron una máscara para los ojos y escucharon un programa de música a través de los auriculares. Durante las sesiones, el personal brindó apoyo interpersonal no directivo para controlar los efectos de la psilocibina, pero no brindó contenido específico para dejar de fumar. Después de que los efectos de las drogas disminuyeron, se pidió a los participantes que escribieran una narrativa abierta que describiera su sesión para discusión con el personal al día siguiente.

Terapia cognitiva conductual. En cuatro reuniones semanales de preparación, los participantes recibieron TCC para dejar de fumar (Marks, 1993 ; Perkins et al., 2007), en gran parte basado en el programa Quit For Life (Tabla 2), que se mostró efectivo en estudios controlados (Marks y Sykes, 2002 ; Sykes y Marks, 2001). Las sesiones comenzaron con una breve meditación (<10 min) de «exploración corporal» (Kabat-Zinn, 1990). En las sesiones preparatorias, los participantes desarrollaron sus razones más importantes para dejar de fumar en una breve declaración de motivación (por ejemplo, «Quiero estar libre y limpio»). El tratamiento del estudio también incluyó dos componentes de una terapia de abandono del hábito de fumar basada en un grupo (Zernig et al., 2008). Primero, los participantes olieron un aceite perfumado durante las reuniones preparatorias y de apoyo antes de cada ejercicio. Este aceite se le proporcionó al participante en el TQD y se le recomendó que lo oliera cuando experimentara antojos. En segundo lugar, se realizaron ejercicios breves de imágenes guiadas (<10 min) durante las reuniones de preparación y apoyo, y al final de la primera sesión de psilocibina.

Medidas

Marcadores biológicos de la abstinencia del tabaco. Dos medidas de consumo reciente de tabaco: monóxido de carbono exhalado (CO) y cotinina en orina (Benowitz et al., 2002), se evaluaron al momento de la ingesta, semanalmente a lo largo de la intervención y a los 6 meses de seguimiento. La respiración con CO se midió utilizando un Smokerlyzer Bedfont Micro III (Haddonfield, NJ) para detectar el consumo en aproximadamente las últimas 24 horas. Se recolectaron muestras de cotinina en orina y se enviaron a un laboratorio independiente para su análisis (Friends Medical Laboratory, Baltimore, MD) para detectar el hábito de fumar durante aproximadamente los seis días anteriores. Los niveles de cotinina en orina de <200 ng / ml y el CO en aliento de ≤6 ppm se consideraron como verificación biológica del estado de no fumador (Bramer y Kallungal, 2003 ; Javors et al., 2005 ; Middleton y Morice, 2000). Una lista de medidas y su calendario de administración se resume en la Tabla 3.

Tabla 3

Histórico de las medidas tomadas

Medidas Puntos de tiempo evaluados
Prueba de Fagerström para la dependencia del cigarrillo
Consumo
Aliento monóxido de carbono
Ingestas, semanas 2 a 15, seguimiento de 6 meses
Cotinina en orina
Ingesta, semanas 2 a 15, seguimiento de 6 meses
Línea de tiempo de seguimiento
Ingesta, semanas 2 a 15, seguimiento de 6 meses
Cuestionario sobre las necesidades de fumar
Ingesta, semana 6, semanas 8 a 15, seguimiento a 6 meses
Escala de autoeficacia de la abstinencia de fumar
Ingesta, semana 6, semanas 8 a 15, seguimiento a 6 meses
Escala de abstinencia de fumar de Wisconsin
Ingesta, semana 6, semanas 8 a 15, seguimiento a 6 meses
Cuestionario de efectos visuales
Ingesta a los 6 meses de seguimiento.
Entrevista posterior a la sesión
Día después de las sesiones de psilocibina.
Escala de misticismo
Ingesta, 1 semana post sesiones de psilocibina 2 y 3
Cuestionario de Estados de Conciencia
Día de sesiones de psilocibina (7 horas después de la administración del fármaco)
Cuestionario de efectos persistentes
1 semana después de cada sesión de psilocibina

Línea de tiempo de seguimiento. Los participantes completaron una evaluación de seguimiento de la línea de tiempo de fumar (TLFB) en cada reunión del estudio. El TLFB es un calendario de autoinforme realizado de forma retrospectiva por los participantes que indica la cantidad de cigarrillos fumados cada día (Sobell y Sobell, 1992).

Prueba de Fagerström para la dependencia del cigarrillo. La Prueba de Fagerström para la Dependencia de Cigarrillos (FTCD; anteriormente, Prueba de Fagerström para la Dependencia de Nicotina) es un cuestionario de 6 elementos ampliamente utilizado para caracterizar el nivel de dependencia de los fumadores (Fagerström, 2012 ; Heatherton et al., 1991). Los datos de FTCD se recogieron en la ingesta.

Medidas relacionadas con el abandono del hábito de fumar. Se administraron tres medidas complementarias relacionadas con el abandono del hábito de fumar: al momento de la ingesta, semanalmente después de la TQD, hasta el final del tratamiento (excluyendo las semanas de la sesión de psilocibina) y a los 6 meses de seguimiento. El cuestionario sobre las necesidades de fumar (QSU) es una evaluación multidimensional del deseo de fumar con sensibilidad demostrada a dejar de fumar (Tiffany y Drobes, 1991). La Escala de auto-eficacia de la abstinencia de fumar (SASE, por sus siglas en inglés) proporciona una medida de la confianza de los fumadores para abstenerse de fumar en 20 situaciones hipotéticas y la tentación de fumar en esas situaciones, y se ha encontrado que se correlaciona con los resultados de dejar de fumar (DiClemente y Prochaska, 1985 ; DiClemente et al, 1985). La Escala de abstinencia de fumar de Wisconsin (WSWS) mide la gravedad de la abstinencia de fumar y muestra una buena validez y confiabilidad en los estudios para dejar de fumar (Shiffman et al., 2004 ; Welsch et al., 1999).

Cuestionario de efectos visuales. Para investigar el posible trastorno de percepción persistente por alucinógenos (Halpern y Pope, 2003), los participantes completaron este cuestionario de 16 elementos diseñado para evaluar la aparición, la duración y la gravedad de los trastornos visuales (por ejemplo halos, rastros de estilo estroboscópico) en el mes de seguimiento.

Entrevista posterior a la sesión. Los primeros cinco participantes habían completado sus sesiones de psilocibina cuando otro estudio encontró que la psilocibina aumentaba la aparición de cefalea (Johnson et al., 2012). Por lo tanto, los diez participantes finales completaron una escala administrada por el personal el día después de cada sesión de psilocibina que evaluó la aparición, la gravedad y el curso temporal de la cefalea posterior a la psilocibina.

Escala de misticismo. Este cuestionario de 32 ítems se diseñó para evaluar la experiencia mística primaria a lo largo de la vida (Hood, 1975) y se ha empleado extensamente en investigación, demostrando una buena validez y confiabilidad intercultural (Hood et al., 2001), así como sensibilidad a los efectos de la psilocibina (Griffiths et al., 2006 , 2011). Los participantes completaron la escala de misticismo en la admisión, 1 semana después de la segunda sesión de psilocibina y 1 semana después de la sesión 3 (cuando corresponda).

Cuestionario de Estados de Conciencia (SOCQ). Este cuestionario de 100 ítems se ha utilizado anteriormente para caracterizar los efectos subjetivos de la psilocibina (Griffiths et al., 2006 , 2011). Este estudio se usó para evaluar la ocurrencia de experiencias temerosas o desafiantes. Los participantes completaron el SOCQ al final de cada sesión de psilocibina, aproximadamente siete horas después de la administración de la droga.

Cuestionario de efectos persistentes. Este cuestionario de 145 ítems fue diseñado para medir los cambios en las actitudes, los estados de ánimo, el comportamiento y la experiencia espiritual, y ha demostrado sensibilidad a los efectos a medio y largo plazo de la psilocibina (Griffiths et al., 2008 , 2011). Ciento cuarenta de los ítems se calificaron en una escala de 6 puntos desde 0 (ninguno) a 5 (extremo), en seis categorías: Actitudes sobre la vida (26 ítems); Actitudes sobre sí mismo (22 ítems); Cambios de humor (18 ítems); Relaciones (18 artículos); Cambios de comportamiento (2 ítems); Espiritualidad (43 ítems). Cada categoría reflejó cambios positivos y negativos, dando como resultado 12 subescalas totales (Tabla 4). El cuestionario incluía cinco preguntas adicionales. Las tres primeras pidieron a los participantes que calificaran el significado personal general, el significado espiritual y los efectos sobre el bienestar o la satisfacción con la vida atribuidos a su experiencia más reciente con psilocibina. Los dos participantes finales pidieron a los participantes que respaldaran los mecanismos por los cuales creían que la psilocibina había facilitado el abandono del hábito de fumar (incluido el hecho de que la psilocibina no había ayudado), y que ordenaran a estos artículos en términos de su importancia (Tabla 5). Este cuestionario se realizó 1 semana después de cada sesión de psilocibina.

Tabla 4

Calificaciones del cuestionario de efectos persistentes 1 semana después de las sesiones de psilocibina *

Subescala / Artículo Media (SEM) Sesión 1 -d- Media (SEM) Sesión 2 Media (SEM) Sesión 3
Actitudes positivas sobre la vida
49.3 (6.5)
63.2 (4.2)
69.7 (6.0)
Actitudes negativas sobre la vida
10.4 (3.2)
6.3 (1.4)
5.5 (1.4)
Actitudes positivas sobre uno mismo
42.2 (6.6)
57,7 (5,2)
65.3 (5.8)
Actitudes negativas sobre uno mismo
4 (26.7)
6.1 (1.3)
6.1 (1.3)
Cambios de humor positivos
34.6 (6.0)
53.5 (5.8)
62.0 (8.4)
Cambios de humor negativos
14.1 (5.4)
4.4 (1.9)
5.4 (4.5)
Efectos sociales altruistas / positivos
34.9 (7.8)
56,3 (6,0)
62.2 (7.1)
Efectos sociales antisociales / negativos
3.5 (1.7)
2.8 (1.7)
3.7 (2.2)
Cambios de comportamiento positivos
52.9 (9.3)
65.3 (7.9)
80.0 (4.9)
Cambios de comportamiento negativos
7.1 (5.0)
0.0 (0.0)
3.3 (2.3)
Mayor espiritualidad
40.0 (7.4)
55.1 (6.0)
60.5 (7.1)
Espiritualidad disminuida
3.4 (1.3)
1.2 (0.6)
1.0 (0.5)
¿Qué tan personalmente significativa fue la experiencia? (rango de puntaje: 1–8) -a-
5.4 (0.5)
6.3 (0.2)
6.3 (0.3)
¿Cuán espiritualmente significativa fue la experiencia? (rango de puntuación: 1–6) -b-
3.4 (0.4)
4.2 (0.2)
4.4 (0.4)
¿Cambió la experiencia tu sentido de bienestar o la satisfacción con la vida? (rango de puntaje: −3 a +3) -c-
1.4 (0.5)
2.5 (0.2)
2.7 (0.3)

 

*  Los datos son puntuaciones medias con 1 SEM entre paréntesis ( N = 15); los datos sobre actitudes, estado de ánimo, efectos altruistas / sociales y cambios de comportamiento se expresan como porcentaje del puntaje máximo posible; los datos para las tres preguntas finales son puntajes en bruto.

Escala de calificación: 1 = no más que rutinarias, experiencias cotidianas. 2 = similar a experiencias significativas que ocurren en promedio una vez o más por semana. 3 = similar a experiencias significativas que ocurren en promedio una vez al mes. 4 = similar a experiencias significativas que ocurren en promedio una vez al año. 5 = similar a experiencias significativas que ocurren en promedio una vez cada 5 años. 6 = entre las 10 experiencias más significativas de mi vida. 7 = entre las 5 experiencias más significativas de mi vida. 8 = la experiencia más significativa de mi vida.

Escala de calificación: 1 = nada en absoluto. 2 = ligeramente. 3 = moderadamente. 4 = mucho. 5 = entre las 5 experiencias espiritualmente más significativas de mi vida. 6 = la experiencia individual más significativa espiritualmente de mi vida.

c Escala de calificación: −3 = disminuyó mucho. −2 = disminuyó moderadamente. −1 = disminuyó ligeramente. 0 = sin cambio. 1 = aumentado ligeramente. 2 = aumento moderado. 3 = aumentó mucho.

Un participante tenía datos de Efectos persistentes incompletos para la sesión 1 y se excluyó del análisis.

Tabla 5

Mecanismos atribuidos a la psilocibina para dejar de fumar a las 3 semanas posteriores a la TQD *

Mecanismo -a- Num. Avalado (%) Orden de rango medio -b-
Al cambiar la forma en que prioriza los valores en la vida, de modo que las razones para fumar ya no tengan más peso que las razones para dejar de fumar
10 (67.7%)
1.9
Cambiando la manera en que se orienta con respecto al futuro, de modo que ahora actúe en su beneficio holístico a largo plazo, en lugar de actuar en respuesta al deseo inmediato
11 (73.3%)
2.1
Al volver a encuadrar su renuncia y permanecer como un sacramento o tarea espiritual
8 (53.3%)
2.4
Al fortalecer su creencia de que tiene la capacidad de dejar de fumar y de mantenerla
11 (73.3%)
3.2
Al reducir la cantidad de estrés involucrado en dejar de fumar y mantenerse al margen
7 (46.7%)
3.6
No aplica. Las sesiones no me ayudaron a dejar de fumar ni a seguir haciéndolo.
1 (6.7%)
Otro -c-
"Al ayudarme a entender que mi verdadero ser es y siempre ha sido un no fumador" –Participante 1
1 (6.7%)
"Al ver "mucho más" allá que el fumar y cómo se interconecta" –Participante 8
1 (6.7%)
"No está claro el efecto de la sesión de psilocibina en dejar de fumar": -Participante 9
1 (6.7%)
"Ganar distancia en el pensamiento" –Participante 11
1 (6.7%)
"Al revelar los verdaderos problemas que estaba usando el hábito de fumar para enmascararse": -Participante 15
1 (6.7%)

 

* TQD = Fecha de salida de destino.

Se preguntó a los participantes: “Si crees que la sesión más reciente de psilocibina te ayudó a dejar de fumar o a fumar menos ¿cómo crees que se logró este efecto? (Marque todo lo que corresponda).»

b A los participantes se les preguntó: «Por favor, ordene los siguientes elementos en términos de su importancia para ayudarlo a dejar de fumar o fumar menos». Los participantes no clasificaron el pedido «No corresponde» u «Otros artículos».

c Cinco participantes marcan «Otros». Cada uno escribió en un mecanismo adicional en sus propias palabras.

Análisis de los datos

Los datos de seguridad consistieron en medidas precisas de la función cardiovascular durante las sesiones de psilocibina, clasificaciones posteriores al período de sesiones del cuestionario de los efectos psicológicos adversos agudos, clasificaciones de cefalea al día siguiente y datos del cuestionario de efectos visuales. Los resultados del abandono del hábito de fumar se evaluaron mediante el seguimiento de la línea de tiempo y los datos de biomarcadores (CO en aliento, cotinina en orina). Los cambios en el hábito de fumar entre la ingesta del estudio y el seguimiento a los 6 meses se examinaron con pruebas T pareadas de dos colas. Para los datos de seguimiento de la línea de tiempo, la prueba T comparó el promedio de cigarrillos por día entre los 30 días anteriores a la ingesta del estudio y los 6 meses posteriores a la TQD. Estas pruebas T se realizaron tanto para la muestra completa del estudio (N = 15) como para la submuestra de participantes que continuaron fumando después de la TQD (N = 3).

Medida repetidas ANOVA probaron los cambios en el Cuestionario sobre la urgencia de fumar, la autoeficacia de la abstinencia de fumar y las puntuaciones de la Escala de abstinencia de fumadores de Wisconsin en 10 puntos temporales desde la admisión hasta el seguimiento de 6 meses, y se realizaron pruebas de contraste lineales para examinar la dirección del cambio a través del tiempo. Las puntuaciones de la escala de misticismo de por vida se compararon entre la ingesta y 1 semana después de la sesión final de psilocibina utilizando pruebas T pareadas de 2 colas para evaluar los efectos de la administración de psilocibina en puntuaciones de experiencia mística. Se calcularon estadísticas descriptivas para caracterizar los datos del Cuestionario de efectos persistentes con respecto a los efectos positivos y negativos en las sesiones de psilocibina (Tabla 4) y los mecanismos atribuidos a la psilocibina para dejar de fumar (Tabla 5).

Resultados

Datos de seguridad

Doce participantes completaron tres sesiones de psilocibina. Tres participantes no se sometieron a una tercera sesión, pero completaron el estudio. Un participante eligió una dosis moderada en la segunda sesión de psilocibina; todos los demás participantes eligieron la secuencia de dosificación recomendada por defecto (moderada en la primera sesión y alta en las sesiones posteriores). Durante las 42 sesiones de psilocibina (16 moderadas, 26 dosis altas) realizadas en el curso de este estudio, no se produjeron eventos adversos clínicamente significativos que requirieran intervención médica o farmacológica. Como se esperaba por investigaciones anteriores (Griffiths et al., 2011), los datos del Cuestionario de los Estados de Conciencia mostraron que un participante (7%) informó de calificaciones extremas, y otros cinco (33%) informaron calificaciones fuertes de miedo, miedo a la locura o sentirse atrapado en algún momento durante una sesión. Estos episodios ocurrieron en seis participantes (40%) y ocurrieron durante cinco sesiones moderadas y cinco de dosis altas. Se gestionaron fácilmente con apoyo interpersonal y se resolvieron al final de las sesiones. De acuerdo con los hallazgos anteriores (Griffiths et al., 2006 ; Grob et al., 2011), la presión arterial (PA) y la frecuencia cardíaca (FC) se elevaron durante los efectos del fármaco y los valores máximos se produjeron en promedio entre 1,5 y 2,5 horas después de la administración de psilocibina. La PA sistólica mostró un pico medio (SD; rango) de 153 (11; 134-173) mmHg (en comparación con el valor basal: 125 [10; 105-153] mmHg). La PA diastólica mostró un pico medio (SD; rango) de 87 (11; 72-105) mmHg (en comparación con el valor basal: 71 [8; 55-89] mmHg). La FC mostró un pico medio (SD; rango) de 87 (11; 66–120) latidos / min (en comparación con el valor inicial: 68 [9; 51–89] latidos / min).

Los datos del cuestionario de efectos visuales no mostraron un aumento en la aparición de efectos visuales clínicamente significativos o molestos, comparando la ingesta y las evaluaciones de seguimiento a los 6 meses.

De los diez participantes evaluados para el dolor de cabeza, ocho informaron al menos un dolor de cabeza posterior a la psilocibina con una duración media (SD; rango) de 5.8 (2.4; 2.0–9.5) horas, que comenzó a una media de 6.2 (2.1; 3.5–11.5) Horas después de la administración de psilocibina y la clasificación de gravedad media de leve, o 2.6 (1.3; 1-5) en una escala de 1 = mínima , a 6 = insoportable. Cinco informaron sobre el uso de medicamentos para el dolor de cabeza de venta libre la noche siguiente a la sesión para aliviar los síntomas. Estos se consideraron medicamentos aprobados para su uso durante el estudio, ya que no hay pruebas que sugieran que afecten a los resultados para dejar de fumar.

Resultados para dejar de fumar

De acuerdo con el Seguimiento de la línea de tiempo y verificado por medidas de CO y cotinina, 12 de 15 (80%) participantes mostraron una abstinencia de prevalencia puntual de siete días a los 6 meses de seguimiento (Figura 1A-B ). Once de estos 12 dejaron de fumar en su TQD y demostraron abstinencia de fumar verificada biológicamente durante las siguientes 10 semanas de tratamiento activo. Un participante de estos 12 reportó haber renunciado a la TQD y se verificó biológicamente como abstinente en todas las reuniones a las que asistió, pero se le exigió inesperadamente que saliera del país por motivos de negocios y, por lo tanto, no pudo someterse a una tercera sesión de psilocibina, o proporcionar muestras de CO y orina para semanas 6–10 post-TQD. Tres de estos 12 participantes reportaron lapsos auto-corregidos (que consiste en 1, 4 y 48 cigarrillos) durante el período de 16 semanas entre el final del tratamiento y el seguimiento de 6 meses. Otro participante informó de una recaída después de 13 semanas de abstinencia continua, fumando un promedio de 5 cigarrillos / día durante 14 semanas (en comparación con una media de 19 cigarrillos / día en la ingesta), pero reanudó la abstinencia de fumar antes de los 6 meses de seguimiento. Confirmado biológicamente. Este participante también informó el uso de reemplazo de nicotina (pastillas y chicle) durante la recaída. Ningún otro participante informó el uso de medicamentos para dejar de fumar durante el estudio.

Tabla de resultados de estudio piloto para dejar de fumar con psilocibina

Figura 1

Medidas para dejar de fumar. Se muestra la mediana (rango intercuartil) de cotinina (A) urinaria y CO (B) en todos los puntos temporales. Prep Mtg = Preparación de la reunión. TQD = Fecha de salida de destino. Los valores de umbral para determinar el estado de no fumar se indican con una línea de puntos (<200 ng / ml cotinina; ≤6 ppm de respiración CO). Puntuaciones medias (SEM) del cuestionario sobre la urgencia de fumar (QSU) (C), puntuaciones de la Escala de retiro de fumadores de Wisconsin (WSWS) (D), puntuación de la tentación (E) de la autoeficacia de la abstinencia de fumar (SASE) y puntuaciones de confianza (F) en Prep Mtg 1, a 1, 3, 4, 5, 6, 7, 9 y 10 semanas después de la TQD, y a los 6 meses de seguimiento se muestran. C, La QSU contiene 32 elementos (por ejemplo, «Fumar me haría sentir más feliz ahora»), calificados en una escala de 7 puntos que van desde muy en desacuerdo, hasta totalmente de acuerdo(Rango = 32-224). D, El WSWS contiene 28 elementos (por ejemplo, «He estado tenso o ansioso») calificados en una escala de 5 puntos que van desde muy en desacuerdo hasta un acuerdo (Rango = 28–140). E, El SASE evalúa la tentación de fumar y la confianza en la abstinencia de fumar (F) en 20 situaciones hipotéticas (por ejemplo, «En un bar o salón de cócteles tomando una bebida») calificada en una escala de 5 puntos que va desde nada, hasta extremadamente(Rango = 20–100).

Las pruebas T pareadas de dos colas demostraron reducciones significativas en el consumo diario de cigarrillos personalmente cuantificados desde la ingesta hasta el seguimiento de 6 meses (TLFB; t 14 = 11.1, P <.001) entre toda la muestra del estudio (Figura 2A). Los datos de biomarcadores del hábito de fumar en toda la muestra también demostraron reducciones estadísticamente significativas de la ingesta a 6 meses de seguimiento en los niveles de CO en el aliento (t 14 = 3.8, P <.01) y cotinina en la orina (t 14 = 2.3, P = .04).

Datos aportados personalmente por los fumadores

Figura 2

Datos de auto-informados de los fumadores. Media (SEM) de los datos de seguimiento de la línea de tiempo en la ingesta y el seguimiento a 6 meses para toda la muestra del estudio, N = 15 (A), y para los participantes que dieron resultados positivos para fumar a los 6 meses de seguimiento, n = 3 (B). 6mo = 6 meses de seguimiento. Los resultados que se muestran son para pruebas T pareadas de 2 colas que comparan el promedio de tabaquismo diario.

Tres participantes dieron positivo para fumar a los 6 meses de seguimiento e informaron periodos de 4, 11 y 22 días de abstinencia de fumar después de la TQD, y dos de ellos mostraron >6 días de abstinencia continua verificada biológicamente. Estos individuos finalmente reanudaron el hábito diario de fumar. Sin embargo, un análisis de prueba T pareada de dos colas de los datos de seguimiento de la línea de tiempo para estos tres participantes reveló una reducción significativa del tabaquismo después de la TQD (Figura 2B), con un promedio informado de 20 cigarrillos / día antes del TQD, y un promedio de 14 Cigarrillos / día después ( t 2 = 5.3, P = .03). Las pruebas T pareadas de dos colas no encontraron diferencias significativas en los datos de biomarcadores de tabaquismo de estos tres participantes, desde la ingesta hasta el seguimiento de 6 meses para los niveles de cotinina en orina o CO.

Las medidas repetidas de ANOVA unidireccional de la muestra del estudio completo (N = 15) mostraron diferencias significativas en los puntos temporales para la confianza en la auto-eficacia de la abstinencia de fumar (F 2,34 = 24.9, p <.001), la tentación de la auto-eficacia de la abstinencia de fumar (F 3,43 = 18,5, P <.001), Cuestionario sobre la urgencia de fumar (F 3,39 = 12.7, P <.001) y puntajes de la Escala de abstinencia de fumadores de Wisconsin (F 4,46 = 4.0, P = .009). Las pruebas post-hoc para el contraste lineal encontraron un aumento significativo de la confianza para abstenerse (SASE; P <.001) desde el ingreso hasta los 6 meses de seguimiento, así como una disminución significativa del deseo (QSU; P<.001) y la tentación de fumar (SASE; P <.001) en todos los puntos temporales. Los puntajes de abstinencia (WSWS) fluctuaron con el tiempo, alcanzando un máximo en 1 semana después de la TQD y disminuyendo significativamente a lo largo de 6 meses de seguimiento (p <0,001). Un participante tenía datos incompletos de la Escala de abstinencia de fumadores de Wisconsin y se excluyó del análisis. La Figura 1 (C – F) ilustra las puntuaciones medias en estas medidas.

Efectos persistentes

Las puntuaciones de la escala de Misticismo de por vida indicaron un aumento significativo en la experiencia mística desde la admisión hasta la semana posterior a la sesión final de psilocibina (diferencia M = +54; t 14 = 3.5, P = 0.004). Los participantes informaron más efectos positivos que negativos en todas las subescalas del Cuestionario de efectos persistentes, con una puntuación media (DE) del 5,3% (3,6) en todas las subescalas negativas y una puntuación media (DE) del 55,8% (12,1) en todas las subescalas positivas (puntuaciones expresadas como porcentaje del puntaje máximo posible; Tabla 4).

Los participantes atribuyeron un significado personal sustancial a sus experiencias con psilocibina, con 13 (87%) que calificaron al menos una sesión de psilocibina entre las 10 experiencias más significativas de sus vidas. Once (73%) calificaron al menos una sesión de psilocibina entre las 5 experiencias espiritualmente más significativas de sus vidas, y 13 (87%) informaron que su bienestar personal o su satisfacción con la vida habían aumentado mucho como resultado de, al menos, una sesión.

Se pidió a los participantes que calificaran varios mecanismos mediante los cuales la psilocibina podría haber ayudado a dejar de fumar a las 3 semanas posteriores a la TQD (Tabla 5 ). Los artículos más comúnmente respaldados (parafraseados) incluyeron: cambio de orientación hacia el futuro, de modo que los beneficios a largo plazo superen los deseos inmediatos (73%); fortalecer la creencia de los participantes en su capacidad para dejar de fumar (73%); y cambiar las prioridades / valores de la vida, de manera que fumar ya no era más importante que dejar de fumar (68%). Solo un participante (7%), que mostró la duración más corta de la abstinencia (4 días) entre la muestra del estudio, respondió que la psilocibina no había ayudado a dejar de fumar.

Conclusiones

Este es el primer estudio que proporciona datos preliminares sobre la seguridad y la viabilidad de la psilocibina como complemento del tratamiento para dejar de fumar. Los resultados actuales son consistentes con estudios previos que examinaron los agonistas de 5-HT 2A R en el tratamiento de la dependencia de drogas (Chwelos et al., 1959 ; Hollister et al., 1969 ; Krebs y Johansen, 2012 ; Savage y McCabe, 1973), sugiriendo tanto la seguridad como la viabilidad, que se discuten a su vez.

Nuestros resultados son prometedores con respecto a la seguridad de la psilocibina como un complemento del tratamiento para dejar de fumar. Los efectos adversos asociados con la psilocibina consistieron en aumentos de agudos a moderados de la presión arterial, frecuencia cardíaca, efectos subjetivos disfóricos (por ejemplo, ansiedad, miedo; <7 horas) y dolores de cabeza (<24 horas). De acuerdo con la investigación anterior que administró psilocibina en entornos controlados, estos efectos se manejaron fácilmente (Griffiths et al., 2006 , 2011 ; Grob et al., 2011 ; Johnson et al., 2008 , 2012). Tales efectos limitados en el tiempo contrastan con los efectos adversos (por ejemplo, náuseas, insomnio, sueños anormales) asociados con los medicamentos aprobados para dejar de fumar que requieren administración diaria (por ejemplo, Bupropión, vareniclina; Gonzales et al., 2006 ; Jorenby et al., 2006). Una ventaja de los efectos adversos temporalmente limitados de la psilocibina es que los pacientes y el personal médico pueden responder fácilmente con el apoyo y el tratamiento adecuados.

Los resultados del presente estudio piloto también apoyan la viabilidad del enfoque, ya que el 80% de los participantes se abstuvieron a los 6 meses de seguimiento. Los resultados deben interpretarse con cautela dado el diseño de N abierto y muestra pequeña. Por lo tanto, no se pueden extraer conclusiones definitivas sobre el papel causal de la psilocibina per se. Sin embargo, las tasas de abstinencia fueron sustancialmente más altas que las típicas. Por ejemplo, cuando se combinan con 12 breves reuniones semanales de asesoramiento, las farmacoterapias han mostrado tasas de abstinencia de prevalencia de siete días del 24,9% al 26,3% (bupropión) y del 33,5% al 35,2% (vareniclina) aproximadamente 6 meses después de la TQD (Gonzales et al. al., 2006 ; Jorenby et al., 2006). Además, un ensayo controlado aleatorio del programa Quit for Life CBT que proporcionó la base principal para la intervención utilizada en este estudio encontró una tasa de abstinencia del 17,2% a los 6 meses de seguimiento (Sykes y Marks, 2001), aunque los participantes en nuestro estudio recibieron sustancialmente más contacto con el personal del estudio.

Nuestro estudio proporcionó niveles más altos de apoyo psicosocial que el tratamiento típico para dejar de fumar. Sin embargo, las tasas de eficacia fueron más altas que las observadas en los estudios que utilizaron un soporte similar a la TCC. Por ejemplo, en dos ensayos de tratamientos prolongados para dejar de fumar con una combinación de bupropión, reemplazo de nicotina y TCC con una duración de 5 a 12 meses, los participantes mostraron una abstinencia de prevalencia de siete días del 45% al 59% en aproximadamente 6 meses (Hall et al., 2009 ; Killen et al., 2008). Otro problema es la relativa homogeneidad racial y los altos niveles de educación de la presente muestra de estudio, que pueden haber impactado los resultados. Los estudios futuros se beneficiarían de muestras más diversas.

El diseño del estudio no pudo distinguir los beneficios diferenciales de las sesiones de dosis moderadas (20 mg / 70 kg) y dosis altas (30 mg / 70 kg). Todos los participantes que dejaron de fumar (N = 12) lo hicieron después de su sesión inicial de dosis moderada, y los que no lo hicieron (N = 3) no pudieron hacerlo incluso después de sus sesiones posteriores de dosis altas.

Una posible preocupación es el uso de un fármaco de abuso (psilocibina) en el tratamiento de la dependencia de otro fármaco (tabaco). Sin embargo, los agonistas de 5-HT 2A R no generan la búsqueda compulsiva de drogas (National Institute on Drug Abuse, 2001 , 2005), lo que concuerda con la evidencia de que no son autoadministradas de forma confiable en animales (Fantegrossi et al., 2004 ; Griffiths et al. ., 1980 ; Poling y Bryceland, 1979). Además, la observación de que dos participantes rechazaron voluntariamente una tercera sesión de psilocibina sugiere una falta de búsqueda de psilocibina en el contexto del presente estudio.

Se han propuesto varios mecanismos plausibles de tratamientos facilitados por alucinógenos (Bogenschutz y Pommy, 2012 ; Carhart-Harris et al., 2012 , 2014 ; Ross, 2012 ; Vollenweider y Kometer, 2010). Sin embargo, el papel mecánico de la psilocibina en el abandono del hábito de fumar sigue sin estar claro. Las respuestas de los participantes en el presente estudio sugieren que un mayor horizonte temporal, un aumento de la auto-confianza y una alteración de las prioridades en la vida pueden estar involucrados. Los presentes resultados con respecto a la adicción al tabaco, combinados con estudios previos que muestran la eficacia de los agonistas de 5-HT 2A R para el tratamiento del alcoholismo y la dependencia de opioides (Chwelos et al., 1959 ; Hollister et al., 1969; Krebs y Johansen, 2012 ; Savage y McCabe, 1973) sugieren que están involucrados mecanismos psicológicos y/o biológicos de orden superior relacionados con la adicción. Esto contrasta con las farmacoterapias convencionales para la dependencia de medicamentos, que generalmente son específicas de la farmacología de una clase particular de medicamentos. Las direcciones valiosas para futuras investigaciones incluyen el estudio cualitativo del conteo de los participantes con respecto a los posibles mecanismos psicológicos y los estudios de neuroimagen para informar los mecanismos biológicos.

Este estudio es el primero en examinar un agonista de 5-HT 2A R en el tratamiento de la adicción al tabaco, e ilustra un marco viable para las intervenciones de tratamiento de la adicción a base de psilocibina. En una estimación, 5 millones de muertes en el mundo al año son causadas por el consumo de tabaco, y se prevé que esas cifras aumentarán a más de 8 millones de muertes por año en el 2030 (Organización Mundial de la Salud, 2011). Dado el alcance global de la mortalidad relacionada con el hábito de fumar y las tasas modestas de éxito de los tratamientos aprobados para dejar de fumar (Cahill y otros, 2014 ; Gonzales y otros, 2006 ; Jorenby y otros, 2006 ; Mottillo y otros, 2009), el nuevo enfoque presentado aquí justifica una investigación adicional con un ensayo controlado aleatorio.

Referencias

  1. Benowitz NL, Jacob P, III, Ahijevych K, et al. verificación bioquímica del consumo de tabaco y el abandono. Nicotine Tob Res. 2002; 4 (2): 149-159. [ PubMed ]
  2. Bogenschutz MP, Pommy JM. Mecanismos terapéuticos de los alucinógenos clásicos en el tratamiento de las adicciones: de la evidencia indirecta a las hipótesis comprobables. Prueba de drogas anal. 2012; 4 (7–8): 543–555. [ PubMed ]
  3. Bowen WT, Soskin RA, Chotlos JW. Dietilamida del ácido lisérgico como variable en el tratamiento hospitalario del alcoholismo: un estudio de seguimiento. J Nerv Ment Dis. 1970; 150 : 111-118. [ PubMed ]
  4. Bramer SL, Kallungal BA. Consideraciones clínicas en los diseños de estudios que utilizan la cotinina como biomarcador. Biomarcadores 2003; 8 (3–4): 187–203. [ PubMed ]
  5. Cahill K, Stevens S, Lancaster T. Tratamientos farmacológicos para dejar de fumar. Jama 2014; 311 (2): 193–194. [ PubMed ]
  6. Carhart-Harris RL, Erritzoe D, Williams T, et al. Correlaciones neuronales del estado psicodélico según lo determinado por los estudios de IRMf con psilocibina. Proc Natl Acad Sci. 2012; 109 (6): 2138-2143. [ Artículo libre de PMC ] [ PubMed ]
  7. Carhart-Harris RL, Leech R, Tagliazucchi E, et al. El cerebro entrópico: una teoría de estados conscientes informada por la investigación de neuroimagen con drogas psicodélicas. Frente Neurosci Humana. 2014; 8 (20): 1–20. [ Artículo libre de PMC ] [ PubMed ]
  8. Chwelos N, Blewett DB, Smith CM, et al. Uso de dietilamida del ácido d-lisérgico en el tratamiento del alcoholismo. Quart J Stud Alcohol. 1959; 20 : 577–590. [ PubMed ]
  9. Cole C, Crum RM, Ford DE. Asociaciones entre la espiritualidad y los síntomas de abuso de sustancias en el seguimiento del área de captación epidemiológica de Baltimore, 1993–1996. J Addict Dis. 2006; 25 (4): 125-132. [ PubMed ]
  10. DiClemente CC, Prochaska JO. Procesos y etapas del cambio: afrontamiento y competencia en el cambio del comportamiento del hábito de fumar. En: Shiffman S, Wills TA, editores. Afrontamiento y abuso de sustancias. Nueva York, NY: Academic Press; 1985. pp. 319-343.
  11. DiClemente CC, Prochaska JO, Gibertini M. La autoeficacia y las etapas del auto cambio en el hábito de fumar. Cognit Ther Res. 1985; 9 (2): 181–200.
  12. Fagerström K. Determinantes del consumo de tabaco y cambio de nombre del FTND a la prueba de Fagerström para la dependencia del cigarrillo. Nicotine Tob Res. 2012; 14 (1): 75–78. [ PubMed ]
  13. Fantegrossi WE, Woods JH, Winger G. Efectos de refuerzo transitorios de fenilisopropilamina y alucinógenos indolealquilamina en monos rhesus. Behav Pharmacol. 2004; 15 (2): 149-157. [ PubMed ]
  14. Primer MB, Spitzer RL, Gibbon M, Williams JB. Entrevista clínica estructurada para trastornos del eje I DSM-IV® (SCID-I), versión para médicos, folleto de administración. American Psychiatric Pub; 2012.
  15. Galanter M. Espiritualidad y adicción: una investigación y una perspectiva clínica. Soy J Addict. 2006; 15 (4): 286–292. [ PubMed ]
  16. Griffiths RR, Bigelow GE, Henningfield JE. Similitudes en el comportamiento de drogas animales y humanos. Adv Subst Abuse. 1980; 1 : 1–90.
  17. Griffiths RR, Johnson MW, Richards WA, et al. La psilocibina ocasionó experiencias de tipo místico: efectos inmediatos y persistentes relacionados con la dosis. Psicofarmacología (Berl)2011; 218 (4): 649–665. [ Artículo libre de PMC ] [ PubMed ]
  18. Griffiths RR, Richards WA, Johnson MW, et al. Las experiencias de tipo místico ocasionadas por la psilocibina median la atribución del significado personal y el significado espiritual 14 meses después. J Psychopharmacol. 2008; 22 (6): 621–632. [ Artículo libre de PMC ] [ PubMed ]
  19. Griffiths RR, Richards WA, McCann U, et al. La psilocibina puede ocasionar experiencias de tipo místico que tienen un significado personal sustancial y sostenido y un significado espiritual. Psicofarmacología (Berl) 2006; 187 (3): 268–283. [ PubMed ]
  20. Gonzales D, Rennard SI, Nides M, et al. Vareniclina, un agonista parcial del receptor nicotínico α4β2 de acetilcolina, frente a bupropión de liberación sostenida y placebo para dejar de fumar. Jama 2006; 296 (1): 47–55. [ PubMed ]
  21. Grinspoon L, Bakalar JB. Drogas psicodélicas reconsideradas. Nueva York: libros básicos; 1979.
  22. Grob CS, Danforth AL, Chopra GS, et al. Estudio piloto del tratamiento con psilocibina para la ansiedad en pacientes con cáncer en estadio avanzado. Arco Gen Psiquiatría. 2011; 68 (1): 71–78. [ PubMed ]
  23. Hall SM, Humfleet GL, Muñoz RF, et al. Tratamiento extendido de fumadores mayores de cigarrillos. Adiccion. 2009; 104 (6): 1043-1052. [ Artículo libre de PMC ] [ PubMed ]
  24. Halpern JH. El uso de alucinógenos en el tratamiento de la adicción. Teoría de los adictos. 1996; 4 (2): 177–189.
  25. Halpern JH, el Papa HG. Trastorno de la percepción persistente del alucinógeno: ¿qué sabemos después de 50 años? Dependen de drogas y alcohol. 2003; 69 (2): 109-119. [ PubMed ]
  26. Heatherton TF, Kozlowski LT, Frecker RC, et al. La prueba de Fagerström para la dependencia de la nicotina: una revisión del Cuestionario de tolerancia de Fagerström. Br J Addict. 1991; 86 (9): 1119–1127. [ PubMed ]
  27. Hollister LE, Shelton J, Krieger G. Una comparación controlada de dietilamida del ácido lisérgico (LSD) y dextroanfetamina en alcohólicos. Soy J Psiquiatría. 1969; 125 (10): 1352-1357. [ PubMed ]
  28. Hood RW. La construcción y validación preliminar de una medida de experiencia mística reportada. J Sci Estudio Relig. 1975; 14 (1): 29–41.
  29. Hood RW, Ghorbani N, Watson PJ, et al. Dimensiones de la escala del misticismo: confirmación de la estructura de tres factores en los Estados Unidos e Irán. J Sci Estudio Relig. 2001; 40 (4): 691–705.
  30. Hughes JR, Keely JP, Niaura RS, y otros. Medidas de abstinencia en ensayos clínicos: cuestiones y recomendaciones. Nicotine Tob Res. 2003; 5 (1): 13–25. [ PubMed ]
  31. Javors MA, Hatch JP, Lamb RJ. Niveles de corte para el aliento de monóxido de carbono como un marcador para fumar cigarrillos. Adiccion. 2005; 100 (2): 159-167. [ PubMed ]
  32. Johnson Johnson, Richards WA, Griffiths RR. Investigación de alucinógenos humanos: pautas de seguridad. J Psychopharmacol. 2008; 22 (6): 603–620. [ Artículo libre de PMC ] [ PubMed ]
  33. Johnson MW, Sewell RA, Griffiths RR. La psilocibina, en función de la dosis, causa cefaleas transitorias y tardías en voluntarios sanos. Dependen de drogas y alcohol. 2012; 123 (1): 132-140. [ Artículo libre de PMC ] [ PubMed ]
  34. Jorenby DE, Hays JT, Rigotti NA, et al. Eficacia de la vareniclina, un agonista parcial del receptor nicotínico α4β2 de acetilcolina, versus placebo o bupropión de liberación sostenida para dejar de fumar. Jama 2006; 296 (1): 56–63. [ PubMed ]
  35. Kabat-Zinn J. Vivir en plena catástrofe: usar la sabiduría de tu cuerpo y tu mente para enfrentar el estrés, el dolor y la enfermedad. Nueva York: Delacorte; 1990.
  36. Killen JD, Fortmann SP, Schatzberg AF, et al. Terapia cognitiva conductual extendida para dejar de fumar. Adiccion. 2008; 103 (8): 1381-1390. [ Artículo libre de PMC ] [ PubMed ]
  37. Krebs TS, Johansen PØ. Dietilamida del ácido lisérgico (LSD) para el alcoholismo: metaanálisis de ensayos controlados aleatorios. J Psychopharm. 2012; 26 (7): 994–1002. [ PubMed ]
  38. Ludwig A, Levine J, Stark L, et al. Un estudio clínico de tratamiento de LSD en alcoholismo. Soy J Psiquiatría. 1969; 126 (1): 59–69. [ PubMed ]
  39. Mangini M. Tratamiento del alcoholismo usando drogas psicodélicas: una revisión del programa de investigación. J Drogas psicoactivas. 1998; 30 (4): 381–418. [ PubMed ]
  40. Marcos DF. El programa QUIT FOR LIFE: una forma más fácil de dejar de fumar y no comenzar de nuevo. Leicester, Reino Unido: British Psychological Society; 1993.
  41. Marcas DF, Sykes CM. Ensayo controlado aleatorizado de terapia cognitiva conductual para fumadores que viven en un área privada de Londres: resultados a un año de seguimiento. Psychol Health Med. 2002; 7 (1): 17–24.
  42. Middleton et, morice ah. Respirar monóxido de carbono como un indicio de hábito de fumar. Pecho. 2000; 117 (3): 758-763. [ PubMed ]
  43. Mottillo S, Filion KB, Bélisle P, et al. Intervenciones conductuales para el abandono del hábito de fumar: un metanálisis de ensayos controlados aleatorios. Eur Heart J. 2009; 30 (6): 718-730. [ PubMed ]
  44. Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. Alucinógenos y drogas disociativas. 2001 Mar 01–4209 Serie de informes de investigación del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, Publicación NIH.
  45. Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. Infecciones de LSD NIDA. Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas; Rockville, MD: 2005. Febrero,
  46. Nutt DJ, King LA, Nichols DE. Efectos de las leyes de drogas de la Lista I en la investigación de neurociencias e innovación de tratamientos. Nat Rev Neurosci. 2013; 14 (8): 577–585. [ PubMed ]
  47. Osmond H, Albahary R, Cheek F, Sarett M. Algunos problemas en el uso de LSD 25 en el tratamiento del alcoholismo. En: Abramson HA, editor. El uso del LSD en psicoterapia y alcoholismo. Indianápolis, EN: Bobbs-Merrill; 1967. pp. 434-457.
  48. Pahnke WN, Kurland AA, Unger S, et al. El uso experimental de la psicoterapia psicodélica (LSD). Jama 1970; 212 (11): 1856–1863. [ PubMed ]
  49. Perkins KA, Conklin CA, Levine MD. Terapia cognitivo-conductual para dejar de fumar: Una guía práctica para los tratamientos más efectivos. Nueva York: Routledge; 2007.
  50. Piderman KM, Schneekloth TD, Pankratz VS, et al. Espiritualidad en alcohólicos durante el tratamiento. Soy J Addict. 2007; 16 (3): 232–237. [ PubMed ]
  51. Piamonte RL. La trascendencia espiritual como predictor del resultado psicosocial de un programa ambulatorio de abuso de sustancias. Psychol Addict Behav. 2004; 18 (3): 213–222. [ PubMed ]
  52. Poling A, Bryceland J. Autoadministración voluntaria de medicamentos por parte de no humanos: una revisión. J Drogas psicoactivas. 1979; 11 (3): 185–190. [ PubMed ]
  53. Ross S. Alucinógenos serotoninérgicos y objetivos emergentes para las farmacoterapias de adicción. Psiquiatra Clin North Am. 2012; 35 (2): 357–374. [ PubMed ]
  54. Savage C, McCabe OL. Terapia psicodélica residencial (LSD) para el adicto a los narcóticos: un estudio controlado. Arco Gen Psiquiatría. 1973; 28 (6): 808-814. [ PubMed ]
  55. Shiffman S, West RJ, Gilbert DG. Recomendación para la evaluación del deseo y la abstinencia del tabaco en los ensayos para dejar de fumar. Nicotine Tob Res. 2004; 6 (4): 599–614. [ PubMed ]
  56. Smart RG, Storm T, Baker EFW, et al. Un estudio controlado de lysergid en el tratamiento del alcoholismo: los efectos sobre el comportamiento de bebida. Quart J Stud Alcohol. 1966; 27 : 469–485. [ PubMed ]
  57. Sobell LC, Sobell MB. Seguimiento de la línea de tiempo: una técnica para evaluar el consumo de alcohol autoinformado. En: Litten R, Allen J, editores. Medición del consumo de alcohol. Rockville, MD: Humana Press; 1992. pp. 207-224.
  58. Sykes CM, marcas DF. Efectividad de un programa de autoayuda de terapia cognitiva conductual para fumadores en Londres, Reino Unido. Promotora de Salud Int. 2001; 16 (3): 255-260. [ PubMed ]
  59. Tiffany ST, Drobes DJ. El desarrollo y validación inicial de un cuestionario sobre tabaquismo urge. Br J Addict. 1991; 86 (11): 1467-1476. [ PubMed ]
  60. Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. Las consecuencias para la salud del hábito de fumar: 50 años de progreso: un informe del cirujano general. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, Oficina de Fumar y Salud; 2014. [ PubMed ]
  61. Vollenweider FX, Kometer M. La neurobiología de las drogas psicodélicas: implicaciones para el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo. Nat Rev Neurosci. 2010; 11 (9): 642-651. [ PubMed ]
  62. Welsch SK, Smith SS, Wetter DW, et al. Desarrollo y validación de la Escala de retiro de fumadores de Wisconsin. Exp Clin Psicofarmacol. 1999; 7 (4): 354–361. [ PubMed ]
  63. Organización Mundial de la Salud. Informe de la OMS sobre la epidemia mundial de tabaco, 2011: advertencia sobre los peligros del tabaco. Ginebra, Suiza: Organización Mundial de la Salud; 2011.
  64. Zernig G, Wallner R, Grohs U, et al. Un ensayo aleatorio de psicoterapia breve versus bupropión de liberación sostenida para dejar de fumar. Adiccion. 2008; 103 (12): 2024-2031. [ PubMed]

Fuente: Ncbi

AGRADECEMOS TU VALORACIÓN

Los comentarios están cerrados.