Moléculas que componen la Ayahuasca

Ayahuasca

DMT (N,N-dimetiltriptamina)
Alcaloides Harmala (Beta-carbolinas)

Advertencia: La ayahuasca es una sustancia totalmente legal, aunque no alentamos ni recomendamos su uso. Sin embargo sabemos que el uso de drogas legales e ilegales en nuestra sociedad es una realidad y creemos que ofrecer una información veraz y basada en la reducción de riesgos es sinónimo de una verdadera «salud pública». Esta información es para aquellos que deciden usar la sustancia.

AGRADECEMOS TU VALORACIÓN

¿Qué es la Ayahuasca?

Es una bebida enteógena elaborada a partir de la liana Banisteriopsis caapi y la hoja de Psychotria viridis, aunque existen otras plantas donde se encuentran los mismos principios activos. Se usa en ceremonias tradicionales entre las tribus indígenas de la Amazonia. P. virdris contiene DMT, un potente psiquedélico, y B. caapi contiene inhibidores de la mono amino oxidasa (IMAO), necesario para que sea activo de forma oral, y que trabajan en sinergía con DMT para producir una experiencia psiquedélica más duradera que si se consume fumado.

Las ceremonias tradicionales de curación con ayahuasca se han vuelto populares entre los occidentales, lo que lleva a un aumento en la aparición de «retiros de ayahuasca « donde las personas, muy alejadas de su estilo de vida tradicional, pueden intentar recibir los beneficios curativos de la bebida sagrada.

Diversos estudios han demostrado que la terapia con esta infusión puede ser efectiva en el tratamiento de la depresión y la adicción, y a medida que este antiguo brebaje llega a ser el centro de atención, es posible que se convierta en una forma generalizada y aceptada de terapia en psiquiatría y psicología.

Consideraciones éticas

La ayahuasca no ha sido la excepción a la globalización moderna. A medida que el mundo se vuelve más inter-conectado de forma sin precedentes, su uso se expande y se utiliza en lugares y contextos que son muy diferentes de las culturas tribales amazónicas en las que se originó.

Kenneth Tupper (2009) describe algunos de los problemas a los que se enfrentan las prácticas culturales frente a la creciente popularidad y globalización.

Algunos ven las prácticas espirituales «exóticas» como un reemplazo de las religiones occidentales en declive, pero a menudo solo proporcionan la apariencia de autenticidad en comparación con las auténticas prácticas religiosas y espirituales. Esto ha llevado a la perpetuación del estereotipo de «noble-salvaje» según el cual las culturas indígenas son en gran parte denigradas por los occidentales, y sin embargo, se elogian algunas prácticas culturales «selectas».

Un ejemplo es el llamado neo-ayahuasquero, chamanes que tienen muy poca o ninguna conexión con las culturas indígenas que practican ceremonias de ayahuasca. Si bien algunos se adhieren a las prácticas tradicionales, un mercado potencialmente lucrativo ha atraído a suficientes charlatanes y vendehumos (tanto no indígenas como indígenas) como motivo de preocupación. El intercambio en el mercado con fines de lucro a menudo está en desacuerdo con las prácticas indígenas tradicionales de la Amazonía, introduciendo otra capa de complejidad ética.

Otra causa reciente de preocupación relacionada con los charlatanes enmascarados como «guardianes de la tradición de la ayahuasca» son los informes de depredadores sexuales que se hacen pasar por chamanes. Esto es especialmente preocupante dado que la infusión se puede usar para tratar problemas que involucran trauma sexual, disfunción sexual y problemas de intimidad.

La biopiratería o «biohacking» es una preocupación especialmente urgente en la apropiación cultural de esta bebida. Las compañías farmacéuticas occidentales han reconocido que la biosfera es una importante fuente de medicinas curativas y virtualmente nunca acreditarán (y mucho menos compensarán) a las personas que las han utilizado en el contexto de la medicina tradicional intergeneracional. Han llegado incluso a buscar chamanes que, desconociendo las motivaciones reales de las empresas, les muestran dónde se pueden encontrar estas plantas y cómo se preparan para obtener una «comprensión interna» de la medicina.

Algunos señalan, sin embargo, que la sabiduría de las culturas de la cuenca del Amazonas se extenderá a toda la humanidad al atraer a extraños. La fuerza de la globalización no se puede detener en este punto, por lo que la ayahuasca y otras prácticas tradicionales continuarán propagándose en todo el planeta. Depende de nosotros, los que estamos fuera, asegurarnos de que se haga de una manera más respetuosa de lo que ha sido en muchos casos hasta la fecha.

Breve historia sobre la Ayahuasca

Es una práctica generalizada entre las tribus indígenas en la cuenca del Amazonas. Esas prácticas estaban casi seguramente bien establecidas en la época precolombina, y algunos especulan que la práctica se remonta a los primeros habitantes humanos de la región. La ayahuasca, junto con muchas otras plantas medicinales, gradualmente se integraron en las tradiciones etnomédicas de las poblaciones mixtas con el contacto europeo en el Nuevo Mundo.

El uso de este té psicoactivo está experimentando una expansión sin precedentes en todo el mundo, y es el momento de aumentar la investigación médica. Estas plantas fueron fundamentales para las culturas indígenas y se usaron en medicina, ceremonias religiosas y ritos de paso. Durante la primera mitad del siglo XX pequeños grupos de indígenas continuaron utilizando estas plantas en ceremonias tradicionales y otras prácticas culturales.

Estas prácticas continuaron sin interferencia externa hasta tiempos más recientes, probablemente debido al relativo aislamiento de muchos de estos grupos en la selva. En la década de 1980 se registraron más de 70 nombres diferentes para preparaciones de ayahuasca de tribus indígenas dispares, lo que demuestra un uso generalizado por parte de grupos aislados. En Perú el conocimiento de la bebida ha pasado de los chamanes amerindios a los vegetalistas (curanderos mestizos), que lo utilizan para diagnosticar y tratar pacientes en las ciudades fronterizas del Amazonas.

En Brasil la práctica y su uso se ha mezclado con las creencias religiosas cristianas y afrobrasileñas, dando lugar al Santo Daime, la União do Vegetal, la Barquinha y otros movimientos espirituales. Estas nuevas formas han contribuido a su difusión para incorporar a la sociedad sudamericana y una mayor conciencia entre otras personas del resto del mundo.

Si bien el DMT, su principio activo, es ilegal, varios grupos religiosos han luchado y han obtenido el derecho de usarlo en prácticas espirituales/religiosas, lo que hace que hoy día sea considerada legal dado su componente cultural.

Farmacología

Principalmente se elabora utilizando dos plantas separadas: B. capii y P. viridis, aunque hay otras plantas y otras recetas que contienen los mismos alcaloides. La planta de B. capii contiene los IMAO que permiten que el DMT sea activo de forma oral. Estos IMAO incluyen harmina, tetrahidroharmina (THH) y harmalina, aunque también están presentes otras sustancias. La planta de P. viridis contiene el único y principal alcaloide psiquedélico, DMT.

La concentración de los alcaloides en estas bebidas elaboradas es varias veces mayor que las plantas de las que se preparan, ya que queda concentrado. En una dosis de 200 ml hay un promedio de 30 mg de harmina, 10 mg de THH y 25 mg de DMT, aunque las concentraciones variarán según la región geográfica, los métodos de preparación, y las plantas usadas.

Este brebaje interactúa con los receptores de la serotonina (específicamente, el subtipo 5-HT2A) que son el objetivo de las terapias tradicionales como los antidepresivos ISRS. Los receptores 5-HT2A son el objetivo principal para otros psicodélicos, incluidos el LSD y la psilocibina.

Los IMAO en la ayahuasca actúan principalmente para prevenir la descomposición de DMT en el estómago, aunque también pueden tener efectos relajantes, antidepresivos y anti-adictivos a través de sus acción sobre el sistema dopaminérgico.

Interacciones con otras drogas

La ayahuasca afecta los niveles de la serotonina y la mono amino oxidasa. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), una clase de antidepresivos, deben evitarse antes de una experiencia/ceremonia para evitar reacciones adversas peligrosas.

Los IMAO que se encuentran en la infusión pueden causar reacciones graves cuando se combinan con alimentos como queso, cerveza, vino, yogurt, café y chocolate y con compuestos similares a la anfetamina como la efedrina y MDMA. La mejor manera de evitar los efectos secundarios asociados con estas sustancias es ayunar durante doce o más horas antes de la ceremonia.

No debe tomarse simultáneamente con ninguna de las siguientes sustancias:

  • ISRS (cualquier inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina, como Prozac)
  • Antihipertensivos (medicamento para la presión arterial alta)
  • Medicina para el asma, bronquitis u otros problemas respiratorios; antihistamínicos, medicamentos para resfriados, sinusitis, rinitis alérgica o alergias (cualquier medicamento que contenga dextrometorfano/DXM o con DM, DX como Bisolvon o Cinfatos)
  • Supresores del apetito (pastillas para adelgazar)
  • Depresores del SNC (sistema nervioso central) como Alprazolam, Lorazepam, etc.
  • Vasodilatadores
  • Antipsicóticos
  • Barbitúricos
  • Alcohol

Drogas ilegales o recreativas que son MUY peligrosas para combinar con los IMAO:

  • Cocaína
  • Anfetaminas (meth-, dex-, anfetamina), efedrina, MDMA (éxtasis), MDA, MDEA, PMA
  • Opiáceos (heroína, morfina, codeína y especialmente opio)
  • Dextrometorfano (DXM)
  • Nuez moscada

Drogas ilegales o recreativas que pueden ser peligrosas para combinar con los IMAO:

  • Mescalina (cualquier fenetilamina)
  • Barbitúricos
  • Alcohol
  • Kratom
  • Kava
  • 5-MEO-DMT

Efectos de la Ayahuasca

Un pequeño ensayo de control de 6 participantes masculinos con experiencia previa con ayahuasca mostró que los efectos psicológicos empezaron 30-60 minutos después de la ingestión de una de las tres dosis (0.5, 0.75 y 1.0 mg/kg) y alcanzaron su punto máximo entre los 60-120 minutos. Casi todos los efectos psicológicos se resolvieron en unos 240 minutos (4 horas).

Cinco de los seis informaron de una experiencia placentera, mientras que 1 informó de un mal viaje con desorientación y ansiedad (dosis media, 0,75 mg/kg de peso corporal).

Los primeros efectos notados por los voluntarios fueron cambios físicos, que incluyen sensaciones de ardor en el estómago, sensaciones de hormigueo, cambios en la percepción de la temperatura corporal, sensibilidad de la piel y náuseas leves. Las alucinaciones eran básicamente intensas y experimentadas de repente. La mayoría reportó un grado de ansiedad o miedo inicial, que se desvaneció en todos los casos excepto en uno.

Las alucinaciones visuales se experimentaron en todos los sujetos y su intensidad fue dependiente de la dosis. No persistieron durante toda la experiencia, por lo general iban y venían en oleadas. Estos efectos variaron desde aumentos en el brillo y la nitidez de un objeto, o como vibraciones en el campo visual, hasta patrones geométricos que se mueven rápidamente y escenas que eran visibles con los ojos cerrados o abiertos a dosis media y alta.

Los cambios en la percepción auditiva también se dieron y también dependían de la dosis. Los voluntarios informaron «audición mejorada» (es decir, dijeron que los sonidos se volvieron más claros y distintivos).

Los procesos sobre el pensamiento y la cognición también se modificaron. Los voluntarios informaron una mayor tasa de pensamiento que generalmente se centró en contenido psicológico personal. Decían haber obtenido una nueva visión de las preocupaciones personales. La mayoría también recordó escenas relacionadas con asuntos personales del pasado.

Las reacciones emocionales se intensificaron a dosis más altas. Un informe común experimentaba felicidad, tristeza, y asombro, a veces simultáneamente como sentimientos contradictorios. En dosis medias y altas, los voluntarios informaron de que la experiencia fue similar a soñar.

También se observaron cambios transitorios en el sentido del «yo» y el paso del tiempo. Con frecuencia se informó una sensación de desprendimiento corporal a dosis altas, mientras que los sentimientos de cercanía con los demás, felicidad y euforia se informaron tanto a dosis medias como altas.

La presión arterial diastólica mostró un aumento significativo a dosis más altas (0,85 mg / kg), mientras que la presión arterial sistólica y la frecuencia cardíaca aumentaron moderadamente. Las sensaciones físicas modificadas y los vómitos son con relativa frecuencia los efectos fisiológicos más desagradables.

Una medicina ancestral: la Ayahuasca

Muchas líneas de evidencia anecdótica sugieren que es prometedora como herramienta de curación para trastornos como la adicción, varias enfermedades mentales y trastornos inmunes. Un estudio reciente de una ceremonia de ayahuasca en Canadá encontró efectos significativos en el tratamiento de conductas adictivas.

Con entornos de apoyo adecuados, que incluyen terapia de conversación y soporte en redes sociales, el uso regular y prolongado puede ayudar en los cambios de estilo de vida duraderos, sobre todo con respecto al abuso de sustancias y la adicción.

En un estudio cualitativo que encuestó a un grupo de personas que se unieron al grupo religioso UDV, quienes regularmente usan ayahuasca en sus ceremonias religiosas, una gran cantidad de miembros tenían historial de alcoholismo, abuso de sustancias, violencia doméstica y otros comportamientos problemáticos y estilos de vida. Estos comportamientos disfuncionales se resolvieron virtualmente después de unirse a la UDV y asistir a ceremonias de forma regular.

También puede ayudar a mejorar los desajustes de serotonina, que se han relacionado con diversos trastornos como la depresión. Algunos estudios pequeños sugieren que el uso a largo plazo de ayahuasca posiblemente aumente la disponibilidad de serotonina en el cuerpo.

Un estudio reciente se convirtió en el primero en analizar las propiedades antidepresivas de la ayahuasca en un entorno controlado. 29 pacientes con depresión severa recibieron una sesión y un placebo, luego analizaron los cambios en sus puntuaciones de depresión. Un día inmediatamente después de las sesiones el grupo de ayahuasca obtuvo una puntuación significativamente más baja en las pruebas de depresión en comparación con el grupo placebo. Después de siete días, el grupo placebo había vuelto a un nivel de depresión normal, mientras que el grupo de ayahuasca todavía tenía un puntaje de depresión mucho más bajo.

Es importante recordar que si posee un valor terapéutico (que casi con certeza lo hace), para obtener el mayor beneficio sanador posible, se debe tomar en un entorno seguro, terapéutico y de apoyo. Tomar la bebida solo en casa probablemente no te ayude. Considera un retiro en el que te encuentres rodeado de gente de apoyo en un ambiente confortable.

Los centros de retiro de ayahuasca se están abriendo en todo el mundo, afirmando proporcionar el entorno ideal para la superación personal, aunque el alto precio y la estricta exclusividad de algunos de ellos han despertado inquietudes sobre la forma en que esta medicina se está incorporando a la cultura occidental.

Preguntas frecuentes

A menudo inducirá náuseas, vómito o diarrea en las primeras etapas de la experiencia. Por eso, tradicionalmente, los usuarios evitarán comer o beber durante un tiempo antes de la ceremonia. Se considera una purificación del cuerpo y del espíritu, y es una parte crucial de la ceremonia. No ha habido informes de daños duraderos por este aspecto.

La ayahuasca contiene una droga psiquedélica intensa, y casi seguro que no tendrás una experiencia «suave». Sin embargo, tomada en el contexto correcto y con la mentalidad correcta, la mayoría de las personas informan de que la experiencia es extremadamente significativa. La ayahuasca puede ayudarte a ver varios aspectos dolorosos de tu vida, permitiéndote ver cómo pueden mejorarse. La experiencia puede no ser agradable, pero casi siempre da un resultado positivo.

Si vas a tomar ayahuasca procura hacerlo con un acompañante, terapeuta o guía, ya que es una experiencia muy intensa.

Aunque las ceremonias tradicionales de ayahuasca se encuentran principalmente en América Central y América del Sur, hay muchos lugares donde puedes encontrar retiros. Infórmate bien y procura obtener buenas referencias de antemano, ya que existe una creciente tendencia al «neo-chamanismo» donde no hay un verdadero conocedor o profesional de la experiencia. Si quieres asegurarte aún más, sería necesario que en el grupo guía haya un psicólogo o un psiquiatra.

La ayahuasca no debe mezclarse con Tramadol, ya que puede provocar el síndrome serotoninérgico . Ten cuidado si se mezcla con cannabis, anfetaminas o cocaína. Aquí puedes obtener un cuadro detallado de combinaciones de drogas/medicamentos seguros.

La tolerancia a la ayahuascsa es considerablemente menor que los otros psicodélicos clásicos. Espera al menos un día para volver a tener una experiencia. Del mismo modo, la DMT no produce tolerancia.

Como cualquier psiquedélico tiene un componente adictivo más bien bajo, si no nulo. Es más, se está estudiando en entorno clínico para tratar otras adicciones, como tabaquismo o alcoholismo.

Cesta de compras