Molécula MDMA

MDMA
(Éxtasis)

3,4-metilendioximetanfetamina
(RS)-1-(1,3-metilenodioxifen-5-il)-N-metilpropan-2-amina

Advertencia: La MDMA es una sustancia ilegal y no alentamos ni recomendamos su uso. Sin embargo sabemos que el uso de drogas legales e ilegales en nuestra sociedad es una realidad y creemos que ofrecer una información veraz y basada en la reducción de riesgos es sinónimo de una verdadera «salud pública». Esta información es para aquellos que deciden usar la sustancia.

AGRADECEMOS TU VALORACIÓN

Introducción sobre MDMA

La molécula del MDMA, usualmente conocida como éxtasis, cristal, pastis, eme, molly, o pica-pica, es una droga empatógena (que causa una mayor empatía con los demás) perteneciente a la familia de las anfetaminas sustituidas.

Suele producir euforia, empatía, y sentimientos positivos. Los sonidos y los colores a menudo también se experimentan más intensos, convirtiendola como una de las drogas recreativas más usadas y conocidas.

Es una gran conocida en los festivales de música electrónica y actualmente está en ensayos clínicos de Fase III para su uso terapéutico en el tratamiento del Trastorno de Estrés Postraumático, y la FDA le ha otorgado el estado de «Terapia Avanzada».

Puede ser mortal cuando se combina con otras drogas (especialmente PMA / PMMA), y también puede ser mortal por sí misma a dosis muy altas.

Breve historia del MDMA

Fue sintetizada por primera vez de forma documentada en 1912 por Anton Köllisch, químico de la farmacéutica Merck KGaA. En ese momento, Merck estaba interesada en desarrollar un compuesto antihemorrágico diferente de la hidrastinina, cuya patente estaba en poder de Bayer.

Los registros de Merck indican que sus científicos investigaron el compuesto de forma esporádica. En 1927, Max Oberlin estudió la farmacología de la MDMA y observó que sus efectos sobre el azúcar en sangre y el músculo liso eran similares a los de la efedrina (sustancia de efecto similar a la anfetamina, a la que muchas veces se ha usado como precursor de esta).

No se sabe con certeza cuándo se realizaron los primeros ensayos en humanos con MDMA, pero se sabe que el ejército de los Estados Unidos lo probó junto a otras drogas en la década de 1950.

En 1978 el Dr. Alexander Shulgin leyó por primera vez acerca de la MDMA a principios de la década de 1970, momento en que la sintetizó y probó consigo mismo, convirtiéndose en la primera persona en registrar oficialmente el consumo de éxtasis en un ser humano. En la década de 1980 comenzó a ser utilizado en psicoterapia, y se dice que aumenta la autoestima del paciente y facilita la comunicación terapéutica.

Así que, mientras Shulgin a menudo se llamaba «el padrino del éxtasis», el verdadero creador de MDMA fue un científico alemán llamado Anton Köllisch, quien murió en 1916 sin conocer el legado que dejó.

Desde 1985 ha sido incluida como una droga de la Lista I en los Estados Unidos, por lo que es totalmente ilegal para todos los usos, pero desde hace algunos años se han llevado a cabo algunos ensayos clínicos limitados. En 2011, un tribunal federal se puso del lado de la ACLU que argumentó que los castigos por posesión y uso de MDMA se basaban en una ciencia obsoleta que llevaba a penas de prisión excesivamente severas, pero otros tribunales confirmaron la ley con sentencias anteriores.

La MDMA había sido utilizada al menos una vez por el 13.1% de las personas entre edades de 18 y 25, y el 6.5% de las personas mayores de 26 años.

Farmacología del MDMA

Es una molécula perteneciente al grupo de las fenetilaminas, emparentada estructuralmente con el alcaloide mescalina, y derivada química de diversos compuestos aromáticos presentes en varias plantas.

Afecta el cerebro al aumentar los niveles de actividad de tres neurotransmisores diferentes: dopamina, norepinefrina (adrenalina) y serotonina.
Los aumentos en la dopamina son responsables de los efectos eufóricos y del aumento de la energía, mientras que los efectos físicos, como el aumento del ritmo cardíaco y la presión arterial, son causados por aumentos de norepinefrina / noradrenalina. Sus efectos sobre el sistema de serotonina causan cambios característicos en el estado de ánimo, el apetito, la excitación sexual y los ciclos de sueño. Los picos en la serotonina después de tomar MDMA probablemente den cuenta de los sentimientos de cercanía emocional y empatía que normalmente reportan los usuarios.

De todas formas, podemos decir que es principalmente una droga serotonérgica. La serotonina (5-hidroxitriptamina, 5-HT) es uno de los principales neurotransmisores del cerebro y se sintetiza a partir del triptófano, a través del intermediario 5-hidroxitriptófano.
Se cree que la serotonina es responsable de muchos estados psicológicos (y fisiológicos), incluidos el estado de ánimo y el sueño. Se ha asociado particularmente con la depresión mayor y el trastorno obsesivo compulsivo, y las drogas para tratar estos trastornos tienden a afectar a la 5-HT (aunque las cosas no están del todo claras sobre cual puede ser el origen biológico de una depresión). La MDMA sobre todo bloquea la recaptación de serotonina, de manera similar a los antidepresivos ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) como la fluoxetina (Prozac), el escitalopram y la paroxetina. A diferencia de esas drogas, sin embargo, la MDMA parece ingresar a la neurona, ya sea por difusión pasiva o directamente a través del transportador de recaptación, y causa la liberación en masa de serotonina. Así que podemos decir que la MDMA actúa sobre la serotonina de forma similar a la que las anfetaminas actúan sobre la dopamina.

El proceso de producción de MDMA varía según el método de síntesis. En la literatura científica se describen unos veinte procedimientos, de los cuales siete son los más utilizados para su elaboración clandestina, y siendo el más sencillo el que parte directamente de MDP2P. Esta sustancia, al estar bastante fiscalizada, se sintetiza clandestinamente desde el safrol. El safrol, un aceite esencial, se encuentra en la naturaleza como componente primario del aceite de sasafrás. El aceite de sasafrás se extrae de la raíz o de la corteza del árbol Sassafras albidum, y en las partes leñosas que crecen por encima del suelo del árbol sudamericano Ocotea pretiosa. El safrol está también presente en la nuez moscada (Myristica fragrans), el eneldo (Anethum graveolens), la semilla del perejil (Petroselinum crispum), el azafrán (Crocus sativus) y las semillas de vainilla (Vanilla spp.). Por ello, si la patente del MDMA siguiera vigente hoy en día se podría comercializar como sustancia natural o semi-natural.

Las complicaciones neurológicas potencialmente fatales podrían ocurrir después del consumo de MDMA, probablemente debido a la hipertensión a corto plazo y la deshidratación inducida por el medicamento. También se ha informado necrosis de tejido hepático y cardíaco en individuos en los que la muerte se asoció con el uso de derivados de anfetamina.

La mayoría de casos fatales se deben a dosis anormalmente altas, complicaciones de salud previas, un «lote malo» de MDMA o una combinación de todos estos. También es particularmente difícil decir con exactitud qué papel ha jugado esta sustancia en las reacciones adversas, ya que es más que probable que los usuarios hayan usado múltiples drogas. Al igual que con cualquier sustancia, se debe usar con moderación, ya que los usuarios intensivos tienden a experimentar más complicaciones que los usuarios ocasionales.

El uso frecuente y de altas dosis (más de 150 mg cada pocas semanas) puede causar problemas cardíacos y problemas de memoria. Además, es relativamente fácil llegar a una sobredosis de si se combina con otras drogas, especialmente PMA / PMMA. Las sobredosis pueden ser letales.

Se han llevado a cabo estudios clínicos en los que 1100 personas consumieron MDMA puro sin que se hayan producido efectos adversos graves.

Efectos del MDMA

La mayoría de las pastillas disponibles para uso recreativo contienen entre 80 y 150 mg de MDMA. En este nivel de dosis, la aparición de los efectos ocurre aproximadamente de 20 a 60 minutos después de tomar el medicamento, y los efectos característicos (euforia, aumento de la empatía, aumento de la energía, sentidos agudizados) suelen durar de 3 a 5 horas.

Por lo general produce un estado relajado y eufórico, que incluye apertura emocional, empatía, reducción de pensamientos negativos y una disminución de las inhibiciones. Los sonidos y los colores también pueden parecer más intensos.

Pueden aparecer algunos efectos fisiológicos adversos después de su ingesta, e incluyen presión arterial y frecuencia cardíaca elevadas, náuseas, escalofríos, sudoración, cambios en la temperatura corporal, temblor, mandíbula tensa, hiperreflexia, urgencia urinaria, dolores musculares o tensión, sofocos, nistagmo (movimiento involuntario e incontrolable de ojos) e insomnio. En dosis más altas, estos cambios fisiológicos pueden ser muy molestos y provocar reacciones adversas graves en el sistema nervioso.

La sobredosis de MDMA puede matar (y mata). Una dosis alta de MDMA puede ser un factor contribuyente a condiciones mortales como la hipertermia, el agotamiento o la hiperhidratación/deshidratación. Además, puede desencadenar el «síndrome serotoninérgico», una sobrecarga potencialmente letal de los niveles de serotonina en el cuerpo.

Muchas personas informan de una bajada y resaca desagradable después de una noche de uso intenso, incluidos los sentimientos de depresión y fatiga. La resaca de MDMA se debe a altas dosis, al sobresfuerzo, al mal sueño, la mala alimentación y a la mezcla con varias drogas. Como tal, la resaca de MDMA puede contrarrestarse comiendo y durmiendo adecuadamente después de una experiencia, manteniéndose hidratado si está bailando y evitando tomar otras sustancias (incluido el alcohol).

Uso terapéutico del MDMA

Terapia para el Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

Fue aprobada recientemente para su uso en ensayos clínicos de Fase III en los Estados Unidos para tratar el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Esta es una de las últimas fases de prueba antes de que un medicamento sea aprobado legalmente para uso terapéutico.

La terapia asistida con MDMA para el trastorno de estrés postraumático implica solo unas pocas administraciones del medicamento junto con terapia profesional guiada. El fármaco utilizado en estos ensayos es puro, con dosis estrictamente controladas, lo que es poco probable algún parecido con el típico uso del éxtasis recreativo.

Los pacientes que se han sometido a esta terapia generalmente tienen una forma de TEPT particularmente resistente al tratamiento (muchos de ellos son veteranos de guerra). Informan que la terapia asistida con MDMA les ayudó a abordar su trauma pasado con un mayor sentido de aceptación, calidez y compasión hacia ellos mismos, lo que les permitió una mayor oportunidad de sobrellevar la vida y sanar.

Lee más sobre el uso de MDMA en el tratamiento del TEPT aquí.

Terapia contra la ansiedad

Los resultados preliminares de algunos estudios sugieren que la MDMA también es un tratamiento prometedor para la ansiedad social en personas con autismo. En un entorno clínico, se puede utilizar para cambiar a un paciente con ansiedad social hacia la apertura y fomentar la introspección. Los primeros resultados sugieren que esto se logra con dosis infrecuentes o incluso únicas, eliminando la necesidad de una administración frecuente, mitigando así los posibles efectos secundarios adversos y muchos de los costes asociados con terapias de mayor duración.

Este mismo mecanismo parece funcionar en el tratamiento para pacientes con enfermedades que amenazan su vida y/o que también experimentan ansiedad clínica.

Las opiniones varían entre los líderes espirituales y guías, pero la MDMA a veces se cita como una herramienta que se puede utilizar para el crecimiento espiritual . Algunos alaban su capacidad de inducir sentimientos de unidad, interconexión, empatía, compasión, calidez y amabilidad hacia los demás y, lo que es más importante, una falta de autoconciencia o pérdida del ego. Estados como estos son a menudo catalizadores de despertares espirituales y en general mayor desarrollo personal.

Se puede usar en muchas situaciones y escenarios diferentes para promover el desarrollo espiritual: desde sentarse en silencio y meditar, meditar en grupos, terapia, incluso bailar puede tener una calidad espiritual si el usuario se acerca con las intenciones correctas.

Y también podría ser una herramienta útil para construir o reparar relaciones. Alexander Shulgin, el «padrino» del éxtasis, ha escrito con frecuencia sobre su posible uso como terapia para parejas. La intimidad emocional producida por el éxtasis podría ser la clave para entender nuestras relaciones y tal vez encontrar los lugares que necesitan trabajo.

Preguntas frecuentes sobre el MDMA

Los kits de analisis se pueden comprar en la red, lo que te permite comprobar y probar la pureza y la concentración de tu sustancia. Asegurarse de que se está consumiendo realmente MDMA, a dosis razonables, es una parte crucial para el uso seguro de la sustancia (esto podemos aplicarlo al resto).

En Europa y en España también hay organizaciones que ofrecen servicios para el análisis de sustancias, como puede ser Energy Control.

No hay evidencia de que el uso moderado de MDMA (sobre 100/150 mg una vez al mes) pueda causar daño al cerebro.El uso frecuente y de alta dosis puede causar problemas cardíacos y problemas de memoria . Además, es relativamente fácil sobredosisficarse con MDMA si se combina con otras drogas, especialmente PMA/PMMA. Las sobredosis pueden ser letales.Entonces, aunque el uso sensato es relativamente seguro, puede ser dañino en grandes cantidades.
La mayoría de las pastillas disponibles para uso recreativo contienen entre 80 y 150 mg de MDMA. Se están reportando análisis que rondan los 250 mg, y esta es una cantidad bastante elevada. Se recomienda que, en caso de consumir pastillas, su ingesta sea por partes y nunca una entera. Una dosis normal en forma de cristal está sobre 100/150 mg.  Y sobre todo, si tienes posibilidad, lo mejor es analizar y asegurarte de que la sustancia y las dosis sean las correctas.
La MDMA no debe mezclarse con otras drogas, ya que algunas combinaciones pueden ser muy peligrosas. Evita usar DXM, Tramadol e IMAO’s, ya que estas combinaciones pueden ser fatales. Debido a que la MDMA afecta tus riñones e hígado, lo mejor es evitar el alcohol. Es más seguro tomar éxtasis sin ninguna otra droga y beber agua, zumos o refrescos (sin cafeína).
La MDMA exprime los niveles de serotonina, por lo que los usuarios a menudo experimentan una «resaca» que dura hasta unos pocos días, durante los cuales pueden sentirse deprimidos o agotados mentalmente. Por lo tanto, producirá una tolerancia que durará varios días.Lo mejor es evitar tomar MDMA más de una vez al mes, ya que el uso a largo plazo puede ser neurotóxico y afectar a la memoria y al estado de ánimo.

El mayor problema con el que nos podemos enfrentar es que, a dosis continuadas, se crea una alta tolerancia y cada vez serán necesarias dosis mayores para conseguir el efecto deseado.

No hay evidencias que permitan considerar la MDMA como una sustancia adictiva, aunque podrían darse casos de habituación en algunas personas. Pero esto, como casi siempre, reside en la persona y no en la sustancia en sí.

Cesta de compras